Adiós al Blackhat Trading

 El 15 de Enero del año 2015, vivimos una de las mayores cisnes negros acontecidos en el mercado de divisas. Yo estaba en Ecuador por aquel entonces, en Quito más concretamente, levantando capital para lo que más tarde sería nuestro primer fondo de inversión, Proteus.

 

En aquel momento gestionaba una cuenta sin cobrar un duro, porque vivía en España y la CNMV no te permite cobrar comisión de gestión o rendimiento a no ser que seas una sociedad gestora. La cuenta la gestionaba con un bróker que luego demostré que era un bucket shop. Ninguno lo sabíamos por aquel entonces (o al menos eso me dijeron).

 

También gestionaba una cuenta en Pepperstone, un bróker que jamás me falló.

 

Tenía las mismas operaciones puestas en ambos brokers.

 

A mi se me vendió la moto, igual que a muchos otros con que gestionando cuentas de clientes íbamos a llegar a una mayor capacidad de gestión de forma prácticamente inmediata. Para alguien recién salido de una sociedad de valores, esto era música para los oídos y pequé de ignorante. En el susodicho nombre que no quiero nombrar, quizás uno de los únicos gestores realmente honrados era yo.

 

Los que vivieron ese día saben lo que se sintió. Fue una hecatombe. Eran las 6 de la mañana en Ecuador y el teléfono no me paraba de sonar. Los mensajes no paraban de entrar. “Hemos quebrado” “No sabemos que vamos a hacer” “Nos van a denunciar…” Muchos otros lo sufrieron en silencio, principalmente los clientes.

 

Como sabrán muchos de los que me leen, mi estrategia se dividía en 3 pasos importantes. El primero era una estrategia de arbitraje estadístico, donde conseguía un pequeño colchón de capital de forma relativamente segura, el segundo era arriesgar ese colchón en una operación apalancada macro y el tercero era analizar el ambiente microestructural del mercado para entrar en los momentos óptimos.

 

Ese día los algoritmos que tenía programados para analizar la microestructura me dieron una falla bastante importante en ese bróker. No tenían sentido las medidas que había recogido. El bróker no tenía un sistema de mitigación de riesgos. Lo que tenía era un sistema de aumento del spread para liquidar operaciones fuera de margen durante eventos macro y así procurarse una ganancia. Esto último lo aprendí de la peor forma:

 

  1. Al identificar la falla, donde se veía claramente el problema, en Pepperstone había ganado casi un 17% en ese día (para aquellos que no lo vivieron, imagínense si fue fuerte el movimiento para ese resultado) mientras en el otro bróker tenía clientes en un -3%, con las mismas operaciones puestas, pedí a todos los clientes que retiraran el dinero del bróker en cuestión. El -3% debido al aumento del spread y la corrección de ordenes por parte del bróker para proteger su libro.
  2. El bróker empezó a amenazarme y a mandar correos a todos los clientes, diciéndoles literalmente que yo era el peor trader que habían tenido y que estaba trabajando con otro broker, cuando días antes era el mejor para ellos. Luego contactaban conmigo para suplicarme que pidiera a los clientes que se quedaran. Me dijeron (y las conversaciones están grabadas), que su actividad se basaba en atraer capital y que ese capital no podía salir nunca del bróker, que sino a los administradores de cuenta les reducían el salario y responsabilizaban de la pérdida.
  3. Me chantajearon emocionalmente diciéndome que devolverían todo el dinero perdido a mis clientes si me quedaba (repito, todo grabado). Pero les dije que no. Solo 4 de mis clientes perdieron un 3% ese día, el resto ganó dinero, pero todos tenían las mismas posiciones. No supieron explicarme porqué. Yo si. Me lo volvieron a suplicar, les dije que no, se lo expliqué a mis clientes, lo entendieron y salimos del bróker sin dudarlo.
  4. Ese día, no exagero, de las cinco personas (incluido yo) que conocía gestionando cuentas en esa plataforma, todas quebraron menos yo.

 

Todo fue muy desagradable. A todos mis clientes gracias a dios les devolvieron el dinero rápido, sobretodo por la rapidez con la que actué. Algunas semanas más tarde, otros se dieron cuenta del descalabro e intentaron salir, pero el bróker ya no tenía liquidez y se quedaron atrapados durante meses incluso llegando a denunciar antes las autoridades regulatorias españolas y británicas.

 

Lo que salió a la luz el 15 de enero con las denuncias interpuestas y la valoración de las operaciones era lo que se conocía como blackhat trading, que consistía en lo siguiente:

 

El broker firmaba un acuerdo con una persona en un país, pongámosle de nombre Pepito, de España. Pepito es un analista técnico que lo único que sabe es dibujar garabatos sobre una pantalla y sin ningún criterio económico o tesis basada en evidencias se dedica a poner órdenes a diestro y siniestro en el mercado. Pepito no tiene track-record. Opera en gráficos de un minuto, como le enseñó su buen mentor Tatachán, famoso por vender libros como “Trabaja dos horas y ten un sueldo de ejecutivo con una inversión de 2.000 euros”.

 

Sin ninguna preparación en materia regulatoria, Pepito lee el contrato del bróker y habla con su administrador de cuenta asignado.

 

-Oiga- le dice pepito. -Que aquí hay una cruz marcada en una casilla que dice que estoy regulado en el país donde resido-

 

-Pepito no pasa nada, esto es un contrato internacional. Tu firma, tu firma. Te vamos a hacer rico.-

 

-¿Pero puedo gestionar el dinero de otros sin estar regulado?-

 

-Claro Pepito, se llama LPOA. Limited Power of Attorney. Es un poder notarial por el cual puedes gestionar la cuenta de otra persona. ¡Y vas a cobrar por ello! ¡Todo legal!-

Pepito firma. No sabe lo que acaba de hacer. Si Pepito lo supiera no hubiera firmado nada. La gestión de Pepito entra dentro de la regulación de la CNMV. Pepito no puede cobrar por la gestión. Pepito no es empleado del bróker, es una persona externa. Pepito no puede decirle a nadie que meta dinero en un bróker u otro, eso es promoción y no puede promocionar o vender productos financieros porque para ello tiene que estar regulado.

 

Desde ese momento Pepito está cogido. El bróker lo sabe pero tampoco quiere meterse en problemas. Delega toda la responsabilidad. Así cuando firma y la casilla está marcada, es Pepito quien está engañando al bróker y no el bróker a Pepito. El bróker está cubierto.

 

Si Pepito cobra sin estar regulado, se convierte en un chiringuito financiero. Pero… ¿Hay alguna forma de que Pepito cobre enmascarando la comisión? Si.

 

A eso se le llama blackhat trading.

 

A Pepito le va a pagar el cliente, pero no se va a enterar, porque el bróker le hará firmar un contrato de Introducing Broker (IB) donde Pepito puede hacer promoción del bróker (que no puede porque es ilegal), le da un código al cliente y el cliente se abre cuenta. Cada vez que un cliente abra una cuenta con el enlace, el bróker añade un mark-up (puntos sobre el spread o la comisión) para pagar al IB. Esa comisión incrementa si se añade un esquema piramidal como el que tenía el bróker del cual estábamos hablando en un primer momento donde había IB, Master IB y alguna otra categoría.

 

En ese momento si normalmente hubieras entrado sin IB, el bróker te estaría cobrando 1 pip en EUR/USD por ejemplo. Con un IB de por medio te cobrará 3, de los cuales 1 va para el bróker y 2 para el IB. Es decir, la comisión aumenta un 200% o más según el caso, el punto de la pirámide en la que estés o el propio bróker. En algunos puedes hasta elegir el número de puntos a cobrarle al cliente.

 

En fin, lo que compensa al bróker es que el cliente meta mil operaciones al día en vez de una al mes. Ahí es donde surge la magnífica idea del bróker, de meter a los IB con LPOA en juego, donde el cliente sin saberlo, está pagando una porción del spread al propio gestor que mete SUS operaciones.

 

Es decir, y para que nos entendamos todos, le estás dando a una persona que cobra por operación que meta en el mercado, un dinero para que te de una rentabilidad. ¿Qué pasará si esta persona no tiene una ética profesional fuerte? Que lo más probable es que le importe muy poco tu rentabilidad y se dedique a meter órdenes a mansalva para aumentar su comisión. Es un conflicto de interés sencillamente brutal.

 

Cuando el blackhat estaba en auge, di un curso sobre él. Ha sido el curso que más quebraderos de cabeza me ha dado. Básicamente el curso enseñaba todo lo necesario como para poder gestionar el dinero de clientes eficientemente y explicaba porqué no era bueno estafar al cliente. Pan para hoy, hambre y cárcel para mañana. Muchos de los alumnos no lo entendieron, querían saber como estafar, lo que me llamó muchísimo la atención. Hoy por hoy siguen criticándome por no decirles un método efectivo para hacer blackhat. Y es que aun hoy por hoy no se enteran de que no hay un método efectivo.

 

Vamos a ver el siguiente ejemplo:

 

  • Jose, persona con ética profesional, no cobra del spread, cobra una comisión de gestión de un 2% anual sin comisión por rendimiento. Gestiona 100.000 euros. Cada año de track-record le reporta 2x en entradas de capital de terceros, por la confianza que genera, donde x es el AuM. En 10 años Jose gana 2 millones 46k en comisiones. El haber gestionado bien le ha reportado buenas ganancias y seguirá haciéndolo aun mejor. En el caso de que su AuM se estancara, estaría ganando 1 millón de euros al año hasta su jubilación. No parece un mal trato.
  • Pepito, blackhatero, coge cuentas por valor de 100.000 euros y las quema a comisiones. En un mes gana 66.000 euros. 33.000 van para el bróker. Nadie vuelve a confiar en él para la gestión. Es odiado por todos. Seguramente le caiga una denuncia a la CNMV. Queda marcado de por vida y seguramente pierda todo el dinero generado.

 

Aun si el blackhat se hace moderado y se genera un 10% anualizado. No tiene punto de comparación el retorno generado por un 2% anual. Una gestión limpia siempre gana.

 

Gracias a dios todo esto va a pasar. Este desenfreno de LPOAs y IB va a cesar. Pronto entrará la nueva regulación MiFID II en el mercado y se acabarán las retrocesiones. Países con una regulación más laxa en este sentido, como Chipre, ya están exigiendo a sus entidades que vayan cambiando su estructura y requerimientos legales frente a los “colaboradores”.

 

El único método de ganar dinero consistentemente y en grandes cantidades en este negocio consiste en dos puntos fundamentales:

 

  1. Ser honrado.
  2. Ser transparente.

 

No hay más truco.

 

Las únicas cuentas gestionadas en las que deben confiar son las de las sociedades reguladas, por ejemplo los bancos, las sociedades gestoras, los RIAs y CTAs en EEUU…

 

Ahora y aprendida la teoría, vamos a hacer un ejercicio en la práctica. ¿Cuántos de ustedes tienen cuentas en un bróker? Atrévanse a pedirles un desglose de costes de la cuenta, por spread y comisiones. Igual se llevan más de una sorpresa y están alimentando bocas de IB que no sabían que tenían.

 

Un saludo y hasta la proxima.


Enlace Relacionado: MI PEOR EXPERIENCIA CON UN BROKER Y LO QUE APRENDÍ DE ELLA

 

 

 

 

Manuel Fajardo Manuel Fajardo
- Managing Director Ocean Calypso Master-Feeder Hedge Fund - Chief Executive Officer Ocean Quant Group

3 comentarios

  • El trading es un negocio a largo plazo y se basa en la confianza que seas capaz de generar, lo malo es la cantidad de tiburones y vendehumos que rodean este mundo.
    Ser honrado y ser transparente, que fácil decirlo y que difícil encontrarlo.

    Gran artículo.

  • Camilo

    Que hay de compañías que hacen social trading como Darwinex, E-toro, etc, en donde en teoría hay gestores amateurs donde uno puede seguir las posiciones de ellos? Es parte de todo eso que se indica en el articulo?

  • Manuel Fajardo

    Hola Miguel,

    Desgraciadamente los traders no son conscientes de estos problemas porque no suelen tener experiencia en el ámbito regulatorio. Los brokers no son malos tampoco. Lo que pasa es que si hay algún broker de vez en cuando que se salta las normas por avaricia y luego ocurren cosas nefastas, como en el que comento.

    Hola Camilo,

    No estoy familiarizado con el social trading, de todas formas si estuve en contacto con Darwinex una vez porque querían que abriera una cuenta y me pareció muy interesante lo que hacían. Lo que ocurre es que ya no negocio CFDs y no he tenido la oportunidad de probarlos. De todas formas, el social trading no lo veo del todo mal si es lo que me explicaron en su momento. Si se trata de promocionar desde el broker a aquellos traders que ganan más capital con una menor volatilidad y permitir el acceso de los clientes a esa estrategia me parece perfecto siempre y cuando la comisión salga del broker, porque lo que no puede hacer un trader es cobrar directamente del cliente si no está regulado.

    Eso es lo que ocurría con este broker al que me refiero en el artículo. No promocionaban las mejores, promocionaban las de toda aquella persona que trajera dinero de más clientes en un esquema piramidal. Como dije al principio del artículo, yo no cobraba un duro del cliente viniendo de comisión de gestión o rendimiento porque está prohibido por ley. Si me daban parte del spread que si está permitido, pero ahí está la trampa. En cuanto vi que el susodicho broker era un bucket shop terminé la relación con ellos y al darme cuenta de que nos habían engañado a todos los traders (o a casi todos) y que cobrar del spread representaba un conflicto de interés se armó una situación muy desagradable.

    Esta es una situación que gracias a dios se va a remediar por la nueva regulación MiFID II.

    Por tanto, si te dejan elegir entre los mejores y los resultados son públicos, hombre, creo que puedes fiarte de ellos si son un broker regulado. En este caso no veo mal que cobren del spread porque se supone que el broker habrá hecho sus cálculos y las rentabilidades serán netas de comisiones. Si no, ni se te ocurra. Pero a todas luces Darwinex si me parece una casa bastante fiable y buena dentro de lo que he podido ver de ellos.

    No se como les afectará MiFID II.

    Ya les digo, para mi en temas de CFD, la mejor y la que nunca me ha fallado es sin duda alguna son Pepperstone e Interactive Brokers, pero no tiene social trading.

    De eToro prefiero ni opinar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.